martes, 15 de septiembre de 2009

¿Hubo templarios en Garray?


Como en todo lugar donde surge la sospecha de su presencia, he aquí la gran pregunta: ¿hubo templarios en Garray?. Y como un eterno, desesperante miserere, cuando del Temple se trata, he aquí, también, la dubitativa respuesta: pudiera ser que pudiera.
Desde luego, el mayor inconveniente lo supone eso, probático, mediático, palpable y certificable, que se denomina constancia histórica y se basa, fundamentalmente, en los testimonios escritos.
Frente a esta carencia documental -particularmente acusada, en lo que al Temple se refiere-, sólo cabe el recurso de la especulación. Digamos, entonces, que haciendo gala de este recurso, bien pudiera haber existido la posibilidad de que en un pasado remoto, la escurridiza y alargada sombra del Temple, se hubiera cernido sobre los muros de ésta interesante ermita de Garray, situada a la vera misma del yacimiento arqueológico de Numancia, que tanta fama ha dado a la provincia, y que sigue en el ojo del huracán, merced a ciertos proyectos urbanísticos que, de llevarse a cabo, supondrían un duro golpe para el entorno.
Desde luego, si fuera por especulación, podríamos continuar enumerando algunos detalles, alegando, como un posible indicio, que antes de denominarse de los Santos Mártires, la iglesia estaba bajo la advocación de uno de los personajes predilectos dentro de lo que podríamos denominar como el santoral templario: el arcángel San Miguel.
Un antecedente cercano, en la capital, podemos encontrarlo en la ermita de San Saturio, que antiguamente se denominaba de San Miguel de la Peña, así como en el busto-relicario que, de la cabeza del supuesto Patrón de Soria, se custodia en la capilla que lleva su nombre, en el interior de la concatedral de San Pedro. Es justo mencionar, siquiera de pasada, el carácter baphomético que algunos autores atribuyen a este busto-relicario.
Dentro de las numerosas inscripciones que se pueden observar en algunos sillares exteriores, se encuentra, también, aquélla considerada como la fecha de consagración del templo: el año 1231.
Por otra parte, es en la zona del ábside donde se localiza el mayor número de marcas de cantería, destacando, en particular, una con inequívoca forma de tridente; o, según cómo interprete cada uno, dos epsilon griegas unidas por una cruz, aunque, dado su excelente estado, es posible que se trate de una marca relativamente reciente. También destacan las tradicionales cruces, posiblemente realizadas por cristianos piadosos o por peregrinos, que reproducen posibles calvarios.
Marcas de cruces, profundamente grabadas en la piedra, se pueden encontrar, así mismo, en las columnas de los capiteles de la derecha del pórtico de entrada. En éste, el tímpano muestra variados motivos decorativos -rostros y vegetales en su mayoría- entre los que destaca una curiosa cruz de doce puntas.
No obstante, es en el interior de la ermita, donde los posbiles indicios se hacen más evidentes, resaltando su notoriedad, en la zona del ábside, precisamente en el suelo y detrás de un lugar tan sacro como es el altar.

video

6 comentarios:

Iconos dijo...

Como caminante de rastros templarios, Juancar, estas palabras que te cuelgo en el blog son una petición de ayuda y una manifestación clara de la indignación que me han provocado algunos detalles que rodean la bellísima iglesia de la Vera Cruz. En mis paseos medievales trato de buscar no sólo conocimiento y admiración por el arte, sino también sensaciones. Al entrar, hoy mismo, hace apenas cuatro horas, en la iglesia de la Vera Cruz la magia que produce su arquitectura, su historia, sus detalles se han quebrado ante la visión de unos carteles mal pegados a la pared de la iglesia, unos alrededores llenos de papeles y suciedad (es verdad que algunas personas son muy marranetas, pero sin justificarlas, tampoco encontré papeleras)y unas hojas informativas lamentables. Nadie explica nada. Es quizá la Vera Cruz la iglesia más original que nunca he visto pero luce mal. No estoy hablando de elevadas inversiones en su conservación, sino de cuatro cuartos para mejorar su aspecto. ¿Qué se puede hacer?. ¿Con quién me puedo poner en contacto? Perdona este lamento pero me ha entristecido tanto....Un saludo.

Iconos dijo...

Por cierto, te enlazo con Iconos. Olvidé añadirlo. Otro saludo.

juancar347 dijo...

Hola, Iconos. Entiendo y comparto tu indignación, y te aseguro que no será la primera ni la última vez que la experimentes, pues estamos en un país en el que los poderes fácticos, a juzgar por su no actuación, por su pasividad y por utilizar los recursos de mala manera, parecen cerrar los ojos en cuanto a la preservación de nuestro Patrimonio. Por desgracia, también ocurre a otros niveles. En el caso de la Vera Cruz, los intereses privados provienen de sus propietarios, es decir, la Orden de Malta. Es cierto que el personaje que uno se encuentra en el pequeño kiosko de la entrada, desmerece por su anodina pasividad. El entorno, imagino que será responsabilidad del Ayuntamiento de Segovia que, curiosamente, parece más preocupado en atraer turistas que en cuidar y mejorar precisamente estos entornos que tanto interés generan. No tengo ningún contacto en la Orden de Malta, pero conozco a alguien que quizá sí, y pueda ayudarte. Me refiero a nuestro estimado Syr (de Salud y Románico); me pondré en contacto con él y le preguntaré. Y si necesitas alguna firma o cualquier cosa, cuenta conmigo. Gracias por enlazarme. Yo también tengo que ir repasando enlaces a mis blogs. Si no lo he hecho ya, ha sido por olvido y descuido. De todas formas, estamos en contacto. Saludos

KALMA dijo...

Hola a los dos: Juan Carlos, como siempre, tu escrito no tiene mancha, tienes arte en las manos para definir y retratar, todo lo que hay en el camino.
Iconos, veo que el templo te ha gustado, los carteles, son añadidos de mal gusto, y lo de ser marranos ¡Los marranos son más limpios! Es alucinante, soy fumadora, pero flipo cuando veo a la gente tirar las colillas, por ejemplo, son pequeñas... pero tardan en degradarse cientos de años... Si recogéis firmas, contar con la mía. Saludos.

juancar347 dijo...

Hola, Kalma. Agradezco tu cumplido, pero aún me queda mucho para llegar a ser un 'mago de la palabra'. Siempre he pensado que las palabras tienen poder, y quizás ese poder pueda emplearse para que la gente tome mayor conciencia de los entornos, de los patrimonios artisticos, y también de que los organismos oficiales sean los primeros en dar ejemplo, cosa harto difícil, me consta. Creo que cualquier iniciativa que se lleve a cabo en favor de ello merecerá siempre la pena, de manera que, cuantos más seamos, mejor. No sé qué decisión tomará Iconos, pero sea cual sea, es bueno que sepa que hay gente que la apoya. Saludos

Iconos dijo...

Juancar, Kalma: gracias a ambos. Con mi testarudez y vuestro apoyo conseguiremos que nos escuchen. Buenas noches. Un abrazo.