lunes, 28 de septiembre de 2009

Maderuelo: la otra Vera Cruz de Segovia

Situado en los confines de Segovia, haciendo frontera con Soria, de la que en tiempos formó parte, dependiendo de la villa de San Esteban de Gormaz, el pueblecito de Maderuelo languidece a la vera de un embalse artificial -el de Linares- protegiendo el sueño eterno de una sencilla ermita -la de la Vera Cruz- donde en tiempos, aseguran las babélicas lenguas de la tradición, los caballeros templarios custodiaron con saña y devoción un Lignum Crucis.


video

6 comentarios:

Iconos dijo...

Bellísimas sus pinturas! Hace un par de semanas hice el intento de acercarme al Museo del Prado, para enseñárselas a mis hijas, y no pude verlas porque la sala en la que se exhiben habitualmente está en obras...qué desastre de fortuna la mía! Al menos tengo el video que hoy nos has regalado. Un saludo.

juancar347 dijo...

Una pena, lo que queda en la ermita apenas son huellas, fantasmas de la belleza inonmensurable que un día hizo brillar esa capilla. Pero entrar en esa ermita, humilde, solitaria, alejada y separada del pueblo por el embalse de Linares, emociona. Al menos, a mi me emocionó. Tuve ocasión de verlas en el Prado, junto a las de San Baudelio. Impresionante. ¡Lástima que no dejaban tirar fotos, ni siquiera sin flash!. Saludos y ánimo con la orden de Malta.

KALMA dijo...

Hola Juan Carlos! ¡Qué bonito! No sé si era donde tenías la duda musical pero ¡Precioso! Maderuelo, es un sitio mágico, observar el vuelo de los buitres... pasear... de ahí sale una ruta. Y la Ermita ¡El interior! normalmente me gustan más por fuera que por dentro, salvo que tenga tumbas... "mis voladuras" pero Vera Cruz, especialmente, los restos de pinturas ¡Maravilla!... que puedes disfrutar en el Prado (¡Ana, que mala suerte!) aunque para mí ¡No hace honor! Los honores están en su sitio, en la ermita, pero lo importante es que están, al menos. Un abrazote.

juancar347 dijo...

Hola, Kalma. No, no era en este donde tenía la duda musical. Tienes razón: la magia está en el sitio, en el lugar donde surgió hace siglos. Al menos, aquí no se perdieron en el extranjero cuando decidieron quitar las pinturas y llevarlas al Prado cuando inundaron la zona con el embalse de Linares. Hubiera sido todo un privilegio poderlas vivir, poderlas contemplar en su lugar de origen. Y tienes razón: de aquí parten rutas. Una de ellas está a unos 8 ó 9 kms y formará el tema de la siguiente entrada. Una sorpresa. Un abrazo

Iconos dijo...

Gracias por el ánimo con respecto a la Orden de Malta. Todos lo días miro el buzón... y me autoanimo pensando que el correo en mi pueblo es un desastre. Un saludo.

juancar347 dijo...

Ya sabes que las cosas de palacio van despacio. Pero, no sé, tengo la sensación de que tendrás noticias. Y si no, al tiempo...