domingo, 2 de mayo de 2010

La Iglesia del Crucifijo de Puente la Reina

El Reino de Navarra y un lugar sumamente emblemático, donde se unen los caminos que se dirigen a Santiago de Compostela, recibiendo, al cabo del año, a cientos, cuando no a miles de peregrinos: Puente la Reina. Un Reino -hoy día Diputación Foral- donde pronto se establecieron los Templarios y donde, como no podía ser de otra manera, dejaron numerosas huellas de su presencia e influencia. Algunas, certeras, como la presente iglesia de Santa María de les Orzs , de los Huertos; otras, tambaleándose peligrosamente en la cuerda floja de la historia y la leyenda, como la ermita de Santa María de Eunate, apenas distante 9 kilómetros; y algo más allá, por si el morbo especulativo aún no fuera suficiente, un pequeño pueblecito -Olcoz- y un enigma que campea a través de los tiempos: la iglesia de San Miguel y la portada gemela de Eunate.
La iglesia de Santa María de los Huertos, se encuentra situada en el extremo oriental de Puente la Reina, dentro del poblado conocido como Murugarren, siendo, al parecer, donada a los templarios por el rey García VI, en 1142. Después de la disolución de la Orden del Temple -y emparejada con el destino de numerosos de sus edificios y propiedades- ésta iglesia pasó a pertenecer a la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén. Pero no fue, sino hacia el siglo XV -después de que, según la leyenda, unos peregrinos de origen alemán donaran el extraordinario Cristo crucificado sobre un madero con forma de pata de oca- cuando pasó a denominarse del Crucifijo; denominación que, dicho sea de paso, continúa vigente en la actualidad.

video

4 comentarios:

KALMA dijo...

Hola! Un Cristo realmente fantástico con un sin fin de leyendas a su alrededor y la cruz, con forma de tridente o pata de oca, es la única que he visto así, la última vez que pasamos por Punte la Reina estaba cerrada y no buscamos la llave ¡Todo un símbolo! Besos.

juancar347 dijo...

En efecto, bruja, tú lo has dicho: todo un símbolo, con su misterio y aún más allá, su enorme trascendencia y significado, que ningún peregrino puede dejar de visitar. Afortunadamente, siempre me la he encontrado abierta. Un abrazo

chis dijo...

Hola, Juancar.
Yo por "la internet" me pierdo pero a veces (casi siempre guiado) llego a sitios como este donde disfruto un rato y un montón.
Muy bonito
Un abrazo y hasta pronto

juancar347 dijo...

Hola, Chis. Me alegro que te guste y espero que te consideres como en tu casa. A veces no es tan fácil seguir la pista de estos emblemáticos soldados de Cristo, pero como verás, ganas no faltan. Un abrazo