martes, 10 de noviembre de 2009

El misterio templario de Peroniel del Campo


Si fue toda una aventura la historia, el auge y la caída de la Orden del Temple, constituye, no obstante, toda una epopeya seguir sus huellas, en un lugar, la Península Ibérica, que fue, en tiempos, una verdadera prolongación de las Cruzadas.

Como muchas otras órdenes medievales de caballería, la Orden del Temple jugó un papel fundamental en ese oscuro, dificil periodo histórico, conocido como la Reconquista.

Se ha dicho, escrito y aireado a los cuatro vientos -y parece ser un hecho significativo- que estos belicosos monjes-guerreros sentían una especial predilección por asentarse en lugares que, cientos o miles de años antes, fueron sacralizados por otros pueblos, por otras culturas. En especial, aquellos lugares donde se aprecia una mayor presencia de la denominada cultura megalítica.

Pero, independientemente de este detalle, y tomando siempre como base la gran controversia que generan ciertos lugares relacionados con el Temple, he aquí, en mi opinión, uno que trae de cabeza a los investigadores y que, dicho sea de paso, tiende a suscitar una gran cantidad de opiniones manifiestamente encontradas: la ubicación real del monasterio templario de San Juan de Otero.

De una cosa, al menos, estoy seguro. Y es de que la presencia de la Orden del Temple en la provincia de Soria, fue más importante de lo que la ortodoxia oficial supone o admite. Bien es cierto que la falta de documentación impide, en muchos casos, constatar fidedignamente dicha presencia. Pero, igualmente, no es menos cierto -y esto también es un dato a tener en cuenta- que la tradición oral -tan rica o más que en otras provincias- cuenta con numerosas referencias.





En el caso que nos ocupa, algunos investigadores recurren a una bula fechada en 1181 y atribuida al Papa Alejandro III, en la que aparecen cinco conventos templarios situados en las actuales Comunidades de Castilla y León y Castilla La Mancha. Dichos conventos, son: Santa María de Montalbán, San Benito de Torija, San Salvador de Toro, San Juan de Valladolid y San Juan de Otero.

De los cuatro primeros, parece que se tiene cierta seguridad, hasta el punto de que su localización no parece generar ningún tipo de duda, ubicándose de la siguiente manera:

* Santa María de Montalbán: en la provincia de Toledo, iglesia visigoda de Santa María de Melque, distante, aproximadamente, 3 kilómetros del castillo de Montalbán -plaza fuerte donada a los templarios por el rey Alfonso VII tras la conquista del reino de Toledo- y en cuyas inmediaciones se constata, también, la presencia de una construcción megalítica tipo dolmen.

* San Benito de Torija: su localización en Torija, provincia de Guadalajara, tiende a ser imprecisa, aunque se supone que estuvo situado en las inmediaciones del castillo. Parece ser que éste, en realidad, nunca perteneció a la Orden, aunque existe el dato significativo de que ciertos investigadores creen que el castillo se levanta, en realidad, en el lugar donde estuvo ubicado el convento. Posiblemente, de aquí provenga la confusión con respecto al castillo.

* San Salvador de Toro: iglesia mudéjar del siglo XIII, en la que destacan sus tres naves y sus tres ábsides -recordemos la existencia de estos últimos en construcciones similares, como la controvertida iglesia de la Vera Cruz, en Segovia- bastante modificada en el siglo XVII.

* San Juan de Valladolid: iglesia que, por desgracia, fuer derruída a mediados del siglo XIX.

* San Juan de Otero: he aquí el plato fuerte de la polémica. Tradicionalmente, se ha identificado con la iglesia de San Bartolomé de Ucero, en el Cañón del Río Lobos; incluso se ha sugerido la posibilidad de que su emplazamiento original, estuviera ubicado en las cercanías del castillo que domina el pueblo. Sin embargo, y en buena parte motivado por las peculiaridades del terreno, cada vez son más los investigadores que tienden a situarlo en las inmediaciones de Peroniel del Campo; en concreto, en unas ruinas que se hallan en un cerro denominado de San Juan.

En realidad, toda la zona es un foco caliente en cuanto a presencia templaria se refiere. No olvidemos que, cercana también a la llamada Ruta de los Torreones, no es difícil encontrar sus huellas: Fuensauco y su iglesia fortaleza; Magaña y la parroquial de San Martín;, San Pedro Manrique y el denominado convento templario de San Pedro el Viejo e incluso, probablemente, las ruinas de San Miguel; las ruinas de San Adrián, cercanas al despoblado de Masegoso, Ágreda...e inclusive la cercana Almenar, donde se levanta el Santuario de la Virgen de la Llana, a quien se asocia con una leyenda muy conocida en la que se pueden encontrar curiosos paralelismos con otra leyenda semejante asociada al Temple, de la que hablaremos en una próxima entrada: la leyenda del cautivo de Peroniel.

¿Resulta descabellado suponer, entonces, que realmente estuviera aquí el mencionado convento templario de San Juan de Otero?. En realidad, y teniendo en cuenta que la zona responde a la perfección con el concepto de otero, yo creo que no.

6 comentarios:

KALMA dijo...

Buenas noches Juan Carlos: La ortodoxia sobre los templarios, deja mucho, pero mucho que desear... hacen magia con ellos. Peroniel ¡Cuantos sitios por descubrir en Soria! Este video lo he disfrutado con mi hija, le encanta cruz templaria... Sabes, has elegido una de mis melodías favoritas, un canto a la luz de la luna. Un abrazo.

Iconos dijo...

Sólo con que hubieras puesto la música de Loreena Mckennit me hubiera quedado embobada viendo el video. Dante´s prayer! Una maravilla. Pero, además, nos has ofrecido un "starlux" de símbolos. ¿En ese pequeño pueblo hay tal concentración de signos como si nada?. Qué grande es Peroniel del Campo! Enhorabuena, Juan Carlos.

juancar347 dijo...

Buenos días, Kalma. Soria es más 'templaria' de lo que parece a primera vista. Me alegro mucho de que le haya gustado la cruz a tu hija. Es una de las cruces paté más bonitas que he visto. Tengo entendido que hay otra en el interior de la iglesia, pero no pude entrar. Tendrá que ser otra vez. La música también entra dentro de mis preferencias. Un abrazo

juancar347 dijo...

Iconos, esa canción siempre ha sido especial, como especial y mística es la música de Lorena McKennit. Observarás que la utilizo bastante en mis vídeos. Aunque parezca mentira, la concentración de símbolos es una constante en muchos, muchisimos pueblos de la provincia. Peroniel es un completo enigma. Hoy día, apenas de diferencia de cualquier otro pueblo; pero arrastra una antigua historia y una curiosa, persistente leyenda: la del cautivo de Peroniel y la Virgen de la Llana cuyo santuario está dos kilómetros más allá, en Almenar. Un abrazo

Anónimo dijo...

Gracias Juan Carlos por estar de nuevo en mi pequeño pueblo, es todo un honor poder admirar tus conocimientos y tus vídeos- Esto para mí representa el mejor regalo de "Reyes" que puedo disfrutar, observando estas imágenes que tienen efectivamente un encanto especial, pues forman parte de mí y de los míos.
Me gustaría facilitarte la posibilidad de entrar en el interior de la iglesia.Ponte en contacto conmigo.
FELIZ Y MISTERIOSO NUEVO AÑO.
Loli

juancar347 dijo...

Hola, Loli. Muchas gracias por tu amable comentario. En realidad, sí que me gustaría y mucho poder contactar contigo. Me vendría de perlas poder ver el interior de la iglesia donde, según creo, hay otra cruz templaria. Y necesitaría, también, conocer más cosas del pueblo. ¿Cómo puedo contactar contigo? Si contestas y me dices, es posible que pueda acercarme el viernes o el sábado. Feliz y Misterioso Año Nuevo y un fuerte abrazo.