martes, 9 de marzo de 2010

San Bartolomé y la enigmática coincidencia de Juan García Atienza

Sin duda uno de los temas más fascinantes relacionados con esta ermita de San Bartolomé, es la enigmática coincidencia dada a conocer por Juan García Atienza, cuando, allá por el año 1979, publicaba su libro La meta secreta de los templarios. Hasta entonces, bien se podría decir que tanto la ermita de San Bartolomé, como el Cañón del Río Lobos, donde se asienta, eran lugares poco menos que desconocidos para el mundo, a excepción, claro está, de los vecinos de los pueblos de alrededor, como Ucero, Nafría, Arganza o Santa María de las Hoyas, sólo por citar varios ejemplos, entre otros muchos. Es posible que también tuvieran un primigenio conocimiento del lugar, algunos viajeros románticos, tipo Lord Byron, empeñados en realizar un viaje iniciático por un país variopinto pero arcano y sin duda, peculiar en sus tradiciones.
Viajeros que, alentados sin duda por las historias de los lugareños, variaban el rumbo de su camino con la única intención de conocer lugares desconcertantes y mágicos, en busca de una Verdad trascendente; y en el caso que nos ocupa, es posible que lo encontraran no sólo en la laboriosa y complicada simbología de que hace gala la ornamentación de la ermita, sino, también, en la precisión, digamos que aritmética, de su impresionante situación.
Tal debió de ser, posiblemente, la impresión de Atienza, infatigable investigador de la España mágica y mistérica, cuando hizo su notable descubrimiento, posiblemente sugerido, como piensan muchos otros investigadores hoy en día, por este curioso canecillo con forma de pata de oca, cuya fotografía ilustra el principio de la presente entrada.
También parece cierto, que fue a partir de ésta época, y del auténtico río de tinta que sobre el tema y el lugar comenzó a circular, como el Cañón del Río Lobos y su ermita templaria de San Bartolomé se convirtieron poco menos que en lo que son hoy: lugares de culto para los amantes del esoterismo y de los misterios sin resolver.
Afirmaba Atienza, poco más o menos, que la ermita de San Bartolomé constituye el eje imaginario, por decirlo de alguna manera, que marca una distancia equivalente con los dos cabos más septentrionales de la Península Ibérica: Finisterre y Creus.
[continúa]

14 comentarios:

KALMA dijo...

Hola! Uy, eso de continua... volviendo a las antiguas costumbres, pero me adelanto ¡Cómo mola la pata de Oca! Besos.

juancar347 dijo...

Lo de continúa puede ser peligroso, ¿verdad?. Bueno, en realidad se habla aquí de algo muy antiguo, pero desde luego interesante. La pata de oca, ¿razón de ser o circunstancia? Intentaré ir desvelándolo a medida que pueda. Pero desde luego, siempre merece la pena revisar las antiguas costumbres; en ellas, mal que bien, aún sobrevive algo de una antigua, ancestral sabiduría y una forma de entender el mundo. Un abrazo

Baruk dijo...

...Juancar!, realmente es una pata de oca?

Pongamos por caso que no lo fuera... que te sugiere a ti?

Salud y románico

**

juancar347 dijo...

Para serte sincero, Baruk, no creo que se trate de una pata de oca; o al menos, no era ese, en mi opinión, el sentido que quiso darle el cantero. Aunque desde luego, por su forma lo parece. Yo creo que en realidad señala algo; algo que muy bien pudiera tener relación con la teoría de Atienza. Por sugerencia, podría sugerirme, por ejemplo , un árbol (¿el árbol de la vida?); en fin, supongo que podría haber muchas interpretaciones. Tú que entiendes más: ¿qué te sugiere que puede indicar un crismón colocado en un canecillo y no en un lugar más lógico, como podría ser el pórtico de entrada?. Un abrazo

Syr dijo...

¿ Y si no fuera más que la figura, esquematizada,de alguien con triple corona que porta en sus brazos, oferentes, unos aros o anillos?

Salud y románico

juancar347 dijo...

Podría ser, ¿por qué no?. La próxima vez que acuda a la ermita de San Bartolomé, procuraré observar mejor los canecillos que están a ambos lados. Tal vez aporten alguna pista si, como creo, forman una secuencia de comunicación cuya clave se ha perdido. Un abrazo

Baruk dijo...

Creo que si lo es Juancar. Estaba buscando unas imagenes para que vieras la comparativa y sacaras conclusiones, pero veo que se me ha adelantado Syr.

En cuanto al crismón en un canecillo... te has fijado que la parte superior de este canecillo esta en blanco, sin motivos tallados? ... por qué?

No se que pensaran los expertos, pero el lugar, la iglesia y esos elementos tallados, más que de ritual iniciatico me huelen a templo de uso totalmente funerario.


Salud y románico

***

juancar347 dijo...

No niego ni afirmo nada; de hecho, procuro estar abierto a cualquier sugerencia o posibilidad, pero no sé...no me da la impresión de que fuera un templo de uso funerario. De hecho, al menos que yo sepa, no se han encontrado enterramientos. También es cierto que siempre he sospechado la existencia de una cripta que pudiera ofrecer indicios muy reveladores. Aún así, los motivos no me parecen funerarios. En cuanto a lo que me preguntas del crismón, realmente, no lo sé. Un abrazo

Baruk dijo...

Hola Juancar, yo tampoco niego ni afirmo nada, en todo caso me planteo que el uso funerario no era para todos sino para unos pocos. De todas hablabamos sobre esa "pata de oca" y en eso estoy de acuerdo con Syr.

Un saludo


**

juancar347 dijo...

Puede ser que tanto Syr como tú, Baruk, estéis es lo cierto. Si esto fuera así, yo pregunto: ¿qué sentido puede tener hacer una figura tan esquematizada, por decirlo de alguna manera, del resto de representaciones?. Volviendo al tema de la pata de oca, podría serlo, forma, desde luego, tiene. Desconciertan los tres puntos, y eso me recuerda una afirmación que escuché en la sacristía de la iglesia de Santa María del Castillo, en Calatañazor, con respecto a esas curiosas representaciones de muchos canecillos que representan círculos o pequeñas pelotas. Decía el guarda, que se pensaba que indicaban el nº de templarios enterrados y añadía que la bola del centro significaba el de mayor rango. Quizás este canecillo sea un mapa mortuorio y no andes muy desencaminada. O quizás sea también la copia de un pictograma que hubiera estado por los alrededores. De cualquier manera, creo que también la teoría de Atienza tiene cierto sentido, aunque se ha demostrado por GPS que erraba en cuanto a uno de los cabos (Finisterre), aunque no, con el de Touriñán. No obstante, yo creo que la importancia de ese lugar está en el subsuelo. Pero claro, todo son meras suposiciones, difíciles de demostrar y a la postre, fáciles de echar por tierra. Un abrazo

Alkaest dijo...

Una vez más tengo que ejercer la abogacía, sin poseer el título, aunque creo que para ser "Abogado del Diablo" no hacen falta estudios, ni estar colegiado...

Tengo una foto de esa figura, una buena foto, todo hay que decirlo, que saqué allí mismo con zoom a tope, y en ella se descubren casi todos los misterios.
-No se trata, estrictamente, de una "pata de oca".
-No es, tampoco, un "mapa" de ningua ruta "esotérica".
-Tampoco es el mapa de un "cementerio templario".
-No es un presunto "coronado", con ofrendas en las manos.
-A lo que más se parece, es a un árbol.

Y si parece un árbol, huele como un árbol, y sabe como un árbol, aunque recuerde una pata de oca, será...

Desde luego, no se trata de un árbol convencional, sino de un árbol simbólico. Cuyas tres ramas, aludirían a las tres vías...
Visto de cerca, cada "rama" termina en una esfera, o "fruto esférico", las "ramas" laterales son lisas, pero la central, entre el "fruto" y la confluencia de las tres, tiene unas entalladuras como dientes de sierra. o zig-zag.
La "traducción" del símbolo se agrava, por culpa de los desperfectos de la piedra, roturas, desconchones, etc.

A mi me recuerda ese "Cristo sobre la runa de la vida", un "árbol con forma de pata de oca", de la encomienda templaria de Puente la Reina (Navarra), pues este símbolo es idéntico a dicha runa celto-nórdica. En el libro "A la sombra de los Templarios", pp.250-265, R. Alarcón da algunas pistas para interpretar este símbolo, pero a mi me gusta especialmente este párrafo:
"Si el Cristo crucificado en una cruz normal, es el iniciado que está en camino de alcanzar su total elevación; si el Cristo crucificado en una cruz Tau, es el iniciado que ha alcanzado la plenitud de su evolución; el Cristo sobre una Pata de Oca, o lo que es igual, el signo de la Vida, no es otra cosa que el hombre iniciado que ha trascendido su propia elevación, que ha trascendido incluso su total evolución, habiendo alcanzado así el Reino de la Vida, de la Realidad, muriendo al Reino de la Ilusión en que los mortales estamos inmersos mientras peregrinamos buscando una luz".

Es solo una sugerencia, aunque mi sugerencia principal, sigue siendo la de contar primero con buenas fotos y elucubrar después...

[Las explicaciones del guarda de Calatañazor, son impagables perlas de la "historia-ficción templaria", delirantes emanaciones que parecen surgidas de un buen vaso de orujo, tomado al amor de la lumbre, en una soriana tarde invernal].

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

No puedo negar, que en este caso agradezco y valoro la aportación del 'abogado del Diablo'. Una aportación muy interesante, desde luego, porque desmitifica bastante la famosa teoría de Atienza, aunque sin el perjuicio de la 'curiosidad', porque esas distancias y esa circunstancia, tengan o no que ver con este peculiar canecillo, existe. Tampoco andaba muy desencaminado cuando en uno de mis comentarios comenté que me recordaba un árbol, lógicamente el Árbol de la Vida, pero jamás lo hubiera asociado con la figura del famoso crucificado de Puente la Reina y con el sentido místico de las Tres Vías. De manera que agradezco mucho todos los comentarios, pues han desembocado en consideraciones muy interesantes. Un abrazo
P.D: Tal vez el guardián de Calatañazor se pasara tres pueblos, pero lo que es seguro es que la cripta de la iglesia oculta misterios que, de ser cierto los planes de explorarla, puede deparar cosas sumamente interesantes.

Alkaest dijo...

Ya sabes, en cuanto tengas autorización para entrar en la "presunta" cripta, aquí tienes un "experto" que reconoce las piedras "de cabeza", y está dispuesto a llenarse la melena de telarañas, para dar su "autorizada versión" de lo que allí abajo se encuentre.

[Facturo por horas, y no cobro IVA].

juancar347 dijo...

Eso difícil lo veo, mi estimado Maese Alkaest. Claro que, para un Perquisitore como yo....quién sabe, la vida da muchas vueltas y no creo en lo imposible. Un abrazo