domingo, 4 de octubre de 2009

San Polo y San Saturio

Monasterio de San Polo

No resulta fácil hablar de San Polo, sin rememorar esa vertiente romántica que sobre el lugar legaron a la posteridad escritores como Gustavo Adolfo Bécquer. Si bien éste situó en la margen derecha del Duero su terrorífica leyenda El Monte de las Ánimas, es a este lado izquierdo, y en concreto, en las cercanías de una cruceta pétrea situada inmediatamente después de la casa de los actuales propietarios del lugar, donde tuvo a bien idear el escenario ideal en el que habría de desarrollarse otra de sus conocidas leyendas: El rayo de luna.


Lejos de discrepancias relativas a su autoría, como sucede con numerosos lugares, y sin ir más lejos, con el vecino monasterio de San Juan de Duero, tanto los historiadores como los investigadores, no parecen albergar duda alguna en cuanto a su origen y la naturaleza de sus antiguos moradores: templarios.

Fundada alrededor del año 1118 por Hugo de Payns y otros ocho caballeros, la de la Orden del Temple resulta, más que una historia, propiamente dicha, una aventura fascinante, capaz de mantener el interés y las expectativas vigentes a lo largo de los siglos.

Los historiadores sitúan su edificación a comienzos del siglo XIII, siendo el románico y el gótico los estilos que caracterizan este desacralizado monasterio.

video


Ermita de San Saturio

-


video

5 comentarios:

KALMA dijo...

Buenos días, ya dices el nombre de la leyenda, jjjjj. San Polo, a pesar de no conocerlo, es como si lo viese, que no viviviese, y la música de viejos campos, casi, hace bailar al monasterio. Y San Saturio, hemos hablado alguna vez, la ermita, la luz, la estrella... El espectacular cañón que la alberga, ¡Muy bonitos!

KALMA dijo...

Uy! He patinado entre San Saturio y San Bartolomé ¡Excomunión! Aunque para mí es más mágica la 2ª, San Saturio y el paseo por la ribera del duero, los árboles y los corazones...

juancar347 dijo...

Buenos días. En realidad, en un entorno mágico y evocador, digno de ser recorrido y admirado sin prisas, posiblemente dejándose llevar...sentirlo, vivirlo, y hasta donde se pueda, profundizar en su historia.

Anónimo dijo...

Sería francamente interesante que en la proxima visita que hagas a S. Polo, hicieras una relación ordenada de todos los canecillos que sean visibles ya que es sumamente curioso que siendo tan cercano el enclave de s. Juan de Duero y siendo tantas las personas que relacionan ambos enclaves, sean tan diferentes las tallas de los canecillos....

juancar347 dijo...

Sí que lo sería. El problema está en que se trata de una propiedad privada y no se puede acceder sin el consentimiento del dueño. No obstante, lo peculiar de estos canecillos, es que representan, prácticamente en su totalidad, figuras geométricas de cierta relevancia, como iré especificando: triángulo, pirámide, laberinto o ziggurat...