Entradas

Orbaneja del Castillo

Imagen
  Seguramente, de esa oscura época protohistórica, caótica y confusa, en la que los épicos poetas griegos situaron los paradigmáticos escenarios que enfrentaron a los Dioses con los ingobernables Titanes, como método para explicar la soberbia transformación de una naturaleza no siempre satisfecha consigo misma, surgieran, del fondo de los limos abisales, espectaculares accidentes geográficos, que, por su grandiosa constitución, llamaron la atención del hombre primitivo, quien se asentó a su vera, sin duda, irremisiblemente seducido por su sobrenatural belleza. Es lo que podría llegar a pensar el viajero, echando mano de las injerencias de su propia fantasía, cuando accede a este carismático lugar y siente, sobrecogido por su prodigiosa grandeza, que se encuentra felizmente amparado por un espacio natural, cuya magnética grandeza ha de provocarle, como al legionario, zarpazos en el alma: los Cañones del Ebro. No es de extrañar, tampoco, que el águila y el buitre sean señores indiscutibl

De Roncesvalles a los confines de Castilla / From Roncesvalles to the confines of Castilla

Imagen
  Algo eminentemente especial, debe de tener este impresionante accidente natural, que, discurriendo a lo largo de más de una veintena de kilómetros, sirve como frontera natural a dos ancestrales comunidades de la Vieja Castilla, como son Burgos y Soria. La atención puesta en las innumerables cuevas que jalonan todos y cada uno de sus pronunciados desfiladeros, no sólo llamó la atención de aquel hombre primitivo del Neolítico, que ya comenzaba a manifestar los primeros síntomas de una espiritualidad, que hizo, de lo más profundo de ellas, el sancta santórum de las primeras manifestaciones religiosas y por defecto, de los primeros templos de la humanidad, sino, que, además, en época medieval, atrajo también el interés de órdenes monásticas que buscaban la trascendencia en los lugares más insólitos y apartados de una España, que, por aquel entonces, estaba inmersa en las vicisitudes de lo que bien podría considerarse como la antesala de las Cruzadas. Es el caso, sin ir más lejos, de la c

San Pedro Manrique: el ser o no ser de los caballeros templarios / San Pedro Manrique: the being or not being of the Knights Templar

Imagen
  Dentro de ese metafórico ‘ser o no ser’, de una Historia implacable a la hora de otorgar a numerosos lugares de nuestra vieja España medieval, la no menos metafórica denominación de origen, ‘fue de templarios’, tenemos otro magnífico ejemplo en unas ruinas, solitarias y fantasmales, vistas a la luz del crepúsculo, que, milagrosamente, continúan en pie, elevadas, cual tenebroso árbol del ahorcado, en una solitaria colina, situada a las afueras de una población soriana, San Pedro Manrique, que, allá por la festividad de San Juan, es decir, del solsticio de verano -no olvidemos nunca, que, en cuanto a Soria se refiere, la Celtiberia está siempre presente- continúan sorprendiendo al mundo entero, con su tradicional y a la vez, espectacular paso del fuego. Dicen los viejos del lugar -y yo así también lo creo- que este arruinado lugar, conocido como San Pedro el Viejo -posiblemente, fuera San Pedro Ad Vincula en sus orígenes, en recuerdo a aquélla legendaria liberación de las cadenas que l

Foncebadón: un enigmático lugar en el Camino de las Estrellas / Foncebadon: an enigmatic place on the Path of the Stars

Imagen
  No cabe duda de que esa ruta, milenaria y sagrada, conocida como Camino de Santiago o Camino de las Estrellas, todavía continúa gozando de buena salud, en cuanto a lugares enigmáticos y misteriosos se refiere, cuya situación y a la vez, cuya desolación, hacen, no obstante, que los peregrinos experimenten en ellos, sensaciones, que, en algunos casos, constituyen verdaderas experiencias que rozan los límites de lo sobrenatural. Uno de tales lugares, situado en los límites entre los Montes Aquianos -bajo la atenta mirada, a lo lejos, del más sagrado de los Montes de León, el Teleno- y las singularidades del Bierzo, es este desolado lugar de Foncebadón y su emblemática Cruz de Hierro: enorme elemento martirial, cuya base se sustenta sobre los cientos de miles de piedras y guijarros depositados por los peregrinos a lo largo de los siglos. Situada en esa dura etapa, que, desde Rabanal del Camino hasta Ponferrada, era severamente custodiada por los caballeros templarios, cuya presencia aliv

Renieblas: un bucle en el tiempo / Renieblas: a loop in time

Imagen
  Todavía quedan lugares, inusualmente perdidos en esa microcósmica geografía sagrada, que, después de todo, podríamos considerar que es la Celtiberia soriana, donde la Historia, sujeta inefablemente a los misteriosos códigos que marcan incomprensibles propiedades en algo tan subjetivo, como es el tiempo, parecen mantener un eterno bucle, donde el ayer y el hoy, como pensaba ese metafísico navegante de laberintos que fuera Jorge Luis Borges, lejos de mantener una postura distante, como amantes mal avenidos, se solidarizan para continuar siendo el todavía. Miles de años después de que las legiones de Escipión tuvieran aquí, en este terreno pantanoso, uno de los múltiples campamentos que cercaron a los carismáticos habitantes de una ciudad tristemente famosa por el drama épico de su singular resistencia, Numancia, hubo legiones modernas, como la División Litorio, que, portando los mismos emblemas que sus antepasados, volvieron a asentarse aquí, como cortafuegos de un ejército, éste repub

San Juan de Amandi

Imagen
  A las afueras de Villaviciosa, la antigua Maliayo y por defecto, la eterna comarca de la sidra -esa pócima embriagadora, de posible origen celta y que algunos comparan con la excelencia del soma hindú- una vieja iglesia llama la atención por su singular arquitectura románica, así como por el curioso caparazón, en forma de abanico, que protege su pórtico principal, en cuya portada, situada a poniente -en la que, simbólicamente, el fiel entraba de la oscuridad del mundo a la luz del espíritu- en cuya portada se vuelven a apreciar esas singularidades afines a algunos templos asturianos de su época y características, que se conocen, por su forma y estilo, con la denominación de ‘aves normandas’. Es la vieja y misteriosa iglesia de San Juan de Amandi. Una iglesia interesante, no cabe duda alguna, de la que siempre ha existido la presunción oral de que en tiempos perteneciera a la Orden de los Caballeros Templarios, aunque, como suele ocurrir generalmente en estos casos, sobre todo, en cua

Una ermita perdida en la Bureba / A lost hermitage in La Bureba

Imagen
  Los historiadores no lo admiten, puesto que no hay documentación escrita y fehaciente que así lo confirme, pero las leyendas insisten, con ese candor no exento de realidad que tienen siempre las creencias populares, que esta ermita del siglo XIII, situada extramuros de cierto pueblo de la comarca burgalesa de la Bureba, perteneció en sus orígenes a los caballeros del Temple. Y pudiera darse el caso de que la Tradición tuviera razón, pues además de las leyendas, de su extraña planta, de estar situada en caminos frecuentados por los peregrinos y además, a escasa distancia de un notable Santuario, el de Santa Casilda, bien pudiera darse el caso de que, en tiempos, en su interior los misteriosos monjes-guerreros o monjes con espuelas, como gustaba decir a Gustavo Adolfo Bécquer, hubieran entonado los acordes de su consigna principal: ‘No para nosotros, Señor, no para nosotros sino para Gloria de tu Nombre'. Historians do not admit it, since there is no written and reliable documentat